Una de las víctimas de Jeffrey Epstein reveló los horrores de la “fábrica de abuso sexual” de la isla de Paedo


Juliette Bryant habló por primera vez sobre cómo fue engañada en el retiro de la isla de Epstein y agredida sexualmente por él.

 

Una de las víctimas del pedófilo Jeffrey Epstein y su compañera enferma Ghislaine Maxwell ha revelado la “fábrica de abuso sexual” que fue su hogar en el Caribe.

Por Infobae

En el nuevo programa de la BBC, House of Maxwell, Juliette Bryant habló por primera vez sobre cómo el magnate la engañó para que fuera con él a su retiro en la isla Paedo y la agredió sexualmente.

El documental consta de tres partes y será emitido desde el próximo lunes, en él Bryant explica cómo se sintió atrapada por el difunto Epstein y Ghislaine en Little St James Island, cerca de Puerto Rico.

Ambos eran amigos cercanos del príncipe Andrés, quien este mes llegó a un acuerdo extrajudicial con Virginia Giuffre, luego de que ella lo acusara de agredirla sexualmente cuando solo tenía 17 años, y afirmara que se habían conocido por intermedio de Ghislaine y Epstein.

Juliette, de nacionalidad sudafricana, dice en un avance del documental: “Me ordenaron ir a su habitación al menos tres veces al día. En ese momento había aún más chicas. En ese tiempo vi por lo menos 60 chicas yendo y viniendo, por lo menos”.

Bryant dice que entonces tenía 20 años, pero que había varias chicas menores que ella, incluso menores de edad. “Era como una fábrica, estaba manejando una máquina y Ghislaine Maxwell era la que la operaba”, dice la víctima.

La mujer afirma que Epstein era manipulador y peligroso, al punto que llegó a amenazar a su familia si alguien contaba algo.

“Dijo que tenía el nombre de mi familia en una lista, así que hice lo que me dijo porque estaba petrificado de él, de quién era él. Sabía que cruzarlo sería una muy, muy mala idea”, contó Bryant sobre una interacción que ocurrió después de las primeras denuncias contra el millonario pedófilo.

Ghislaine ahora enfrenta hasta 40 años tras las rejas por tráfico sexual para Epstein, con quien inicialmente comenzó a salir en los años noventa.

Entonces ella se convirtió en su mediadora para satisfacer su hambre de chicas jóvenes. Pero el magnate fue arrestado en julio de 2019 y se suicidó en su celda unas semanas después, mientras esperaba el juicio.

“Ghislaine estaba a cargo de las niñas y nos decía cuándo teníamos que ir a su habitación. No podías decir que no, simplemente no había opción. No querías hacerlos enojar, habría sido muy aterrador hacerlos enojar. Nadie trató nunca de oponerse a ellos”, dijo Juliette.

“Su habitación estaba completamente oscura y helada. Simplemente me desconecté de mi cuerpo y dejé que hiciera lo que quisiera porque no sabía qué más hacer”, agregó.

La experiencia la recuerda con mucho dolor, diciendo que tuvo que encontrar una habitación en su mente para escapar y fingir que todo eso no estaba pasando.

“Allí sucedieron cosas que me asustaron tanto que ni siquiera puedo hablar de ellas”, dice. “Se alimentaba del terror, había algo en la energía de una chica asustada que le gustaba”.

Entre las cosas perturbadoras que reveló Juliette a la prensa británica estuvo un cuadro muy extraño que estaba en la pared del chalet donde la hicieron quedarse. Era una pintura de una niña desnuda y había una gran morsa que parecía estaba tratando de violarla.

“Fue una imagen muy perturbadora. Nunca he visto una imagen como esa. Tenía muchas cosas raras en su casa, había fotos de chicas desnudas por todas partes, y también había muchas fotos de Ghislaine desnuda”, dijo.

El documental analiza a la familia de Ghislaine, comenzando con el magnate de los medios Robert, quien murió en circunstancias misteriosas después de caerse de su yate de lujo en 1991.

Sugiere que después de su fallecimiento, recurrió cada vez más a Epstein, a quien había conocido durante sus frecuentes viajes a Nueva York para ayudar con la rama estadounidense del imperio empresarial de su padre.

“Cuando conocí a Ghislaine me dijeron que era la novia de Epstein. Pero la cosa es que nunca los vi tomados de la mano o besarse una vez, o incluso darse un abrazo, para ser honesto. Nunca los vi acercarse tanto, así que definitivamente no fue una relación romántica”, afirma Juliette.

La deuda de Ghislaine con Epstein era tal que empezó a servirle como celestina, atrayendo a niñas jóvenes a los hogares del magnate con la promesa de dinero o ayuda con sus carreras.

Juliette recuerda que apenas empezando su carrera como modelo conoció a Epstein por intermedio de Naja Hill, otra modelo estadounidense que le dijo que su amigo, dueño de Victoria’s Secret, le gustaría conocerla.

“Entonces pensé: ‘Dios mío, todos mis sueños se están haciendo realidad’, simplemente no podía creerlo. ¡Qué oportunidad! Así que fuimos a mostrarle a Jeffrey mi carpeta. Entré en la habitación del hotel, me senté frente a él, le di mi libro de modelaje y lo ojeó. Él estaba como: ‘Wow, tienes la figura más increíble que he visto en mi vida’”, recordó.

A Epstein le gustó lo que vio y decidió llevarla de Sudáfrica a Nueva York, pagaron su boleto de avión y le consiguieron una visa.

“Pero luego su oficina llamó y dijo: ‘Haz tu maleta, nos vamos al Caribe’. Supuse que era para una sesión de fotos. Así que dije inmediatamente, sí. Su isla era el lugar más hermoso que jamás habías visto. El mar allí es absolutamente exquisito, el mar turquesa”, contó.

Pero las cosas se pusieron feas rápidamente cuando otras chicas comenzaron a llegar a la isla, y ella se dio cuenta del verdadero propósito de su invitación.

Un dia viendo películas con Epstein trajeron a otra chica que comenzó a hacerle sexo oral mientras Juliette todavía estaba sentada a su lado.

“Estaba absolutamente petrificado porque era muy joven y nunca había visto algo así. Así que salí corriendo de la habitación y estaba llorando, simplemente no sabía qué hacer. No había esperanza de escapar”, recordó.

Pero estaba en un país extranjero, sin teléfono celular, dinero o medios de comunicación, pero aún, en una isla, así que entendió que estaba completamente atrapada y no había nada que pudiera hacer.

“Nunca más me sentí bien después de eso. Todo simplemente se vino abajo. Es muy difícil de entender. Todavía estoy tratando de juntarlo todo. Quería estar tranquila y vivir mi vida y olvidarme de todo, pero no puedo olvidarme de eso. Estoy cansada de sentir vergüenza, quiero hablar por las personas que ya no pueden hablar”, agregó.

Juliette celebró la sentencia de culpabilidad por cargos de tráfico sexual de Ghislaine, algo que pensó que nunca sucedería, y espera que todos los implicados en esa red de abuso de menores paguen ante la justicia.

“Tienes que mantenerlos alejados para que no puedan dañar a otras personas. La gente se está dando cuenta de la verdad”, sentenció.