Rob Lowe, el mito erótico de los 80 que casi hunde su carrera por un video sexual con una adolescente y su adicción a las drogas


Rob Lowe fue adicto a las drogas y al sexo (Shutterstock)

 

Rob Lowe inició su carrera a principios de los 80 y pronto fue considerado como uno de los actores del momento gracias a títulos como ”The Outsiders” o “St. Elmo’s Fire”. Junto a Tom Cruise fue uno de los hombres más deseados de Hollywood. Tuvo la suerte de entrar en el cine por la puerta grande a los 18 años gracias a Francis Ford Coppola. Todo parecía salir bien para él, pero un video porno y los excesos estuvieron a punto de truncar todo. “No es una gran receta para el éxito dar fama, dinero, drogas y esperar que nada salga mal”.

Por infobae.com

El actor, considerado uno de los más atractivos de su generación, encandiló a famosas como a Estefanía de Mónaco, Melissa Gilbert, Winona Ryder o Madonna.

Su nombre también es recordado por su papel bochornoso en la apertura de la gala de los Oscar más ridícula y desastrosa de la historia de estos codiciados premios de cine. Fue en marzo de 1989, cuando saltó al escenario como un príncipe acompañado de una actriz disfrazada de Blancanieves en una especie de musical donde todos desafinaban.

Rob Lowe (Shutterstock)

 

“Hay gente que bebe hasta morir o se quema con las drogas hasta que no puede más. De este mundo a veces solo se aprecian los lujos y las puertas que se te abren, pero muchas veces pasan desapercibidos los muchos riesgos que implica una vida así”, decía el actor en una entrevista que concedió al periódico británico The Telegraph en 2011.

Pero Lowe logró reconstruir su carrera y su vida. Se convirtió en marido y padre de familia gracias a que desde 1990 se mantiene sobrio. El intérprete admitió que enfrentarse al escarnio público era la única manera de que renunciara a un estilo de vida marcado por las drogas y el alcohol.

La TV ha sido su refugio profesional y en ella ha desarrollado prácticamente toda su carrera interpretativa desde el inicio del siglo XXI. Con series como “The West Wing”, “Parks and Recreation” o “Californication” que lo ayudaron a mantenerse vigente.

Sexo y drogas

Rob Lowe junto a sus compañeros de elenco de “The Outsiders”

 

A los 18 años, el actor consiguió entrar en Hollywood de la mano del mismísimo Francis Ford Coppola y su película “Rebeldes” (1983), célebre drama juvenil que catapultó a la fama a todo su elenco, integrado por Tom Cruise, Matt Dillon, Patrick Swayze, Emilio Estévez, Ralph Macchio y C. Thomas Howell. Por su atractivo físico, Lowe se convirtió en todo un “rompecorazones” y en uno de las galanes del momento. Pero su adicción al alcohol, las drogas y las fiestas estuvieron a punto de truncar su paso por Hollywood.

El actor estaba sumido en un alocado estilo de vida, numerosos vicios y una obsesión por el sexo femenino. Lo tenía todo y no pudo resistirse a las tentaciones del éxito.

Lowe contó que comenzó a beber siendo un adolescente. Cuando empezó a actuar, el consumo de alcohol y la cocaína era algo común en los sets de rodaje. “Cada día al terminar de grabar ‘Rebeldes’ íbamos a una furgoneta. Nos daban una caja de cerveza”, recordaba el actor mientras destacaba que en ese momento uno de sus compañeros de elenco, C. Thomas Howell, tenía tan sólo 15 años.

“El negocio era así entonces. La gente con éxito consumía cocaína. Siempre había ese momento maravilloso en el que, como un activo consumidor de droga, entrabas al set y averiguabas quién vendía cocaína. No era diferente de los servicios de catering”, relataba Lowe, que en década de los 80 rodó casi una decena de películas, entre ellas “St. Elmo”, “About Last Night” y “Square Dance”, ésta última junto a otra estrella del momento, Wynona Ryder, un papel que le valió su única nominación a los Globo de Oro.

Disfrutó los beneficios de su belleza sin pensar en los costos. En “Historias que solo les cuento a mis amigos”, su primer libro, el actor contó una anécdota sobre la princesa Estefanía de Mónaco, con quien tuvo un breve romance a los 22 años. Una noche descubrió una revista en su armario con él en la portada. Ella le dijo que la había guardado en su mesa durante meses, y solo la quitó después de conocerlo en persona. “En esos días todo estaba bien. Tenía sexo con una mujer hermosa. Fue más en los años siguientes cuando uno reconoce el precio de todo eso”.

El video sexual que casi arruina su carrera

Se convirtió en un icono juvenil de la mano de Francis Ford Coppola, pero su adicción al alcohol, las drogas y el sexo estuvieron a punto de terminar con su carrera (Shutterstock)

 

La prometedora carrera en Hollywood del actor estuvo a punto de llegar a su fin antes de que cumpliera 25 años cuando en 1989 se filtró en la prensa un video grabado un año antes donde el actor mantenía relaciones sexuales con dos jóvenes, una menor, de 16 años, y otra de 22, a las que había conocido en una discoteca de Atlanta, Georgia. El actor estaba en la ciudad para hacer campaña por Michael Dukakis, entonces nominado demócrata a la presidencia que terminaría perdiendo contra George H. W. Bush.

Ambas mujeres aceptaron grabarse haciendo un trío. Cuando Lowe se metió en la ducha, le robaron 200 dólares y escaparon con el video que un año después terminaría haciéndose público. “No sabía que tenía 16 años, no le pregunté su edad porque lo que me interesa de la gente es su personalidad”, dijo el actor en una entrevista.

Lowe no enfrentó cargos criminales debido a que el incidente ocurrió en Georgia, donde la edad de consentimiento es de 16. Aún así, su imagen se vio muy afectada.

Además, en la cinta había otra escena sexual que la estrella del cine había grabado previamente junto a un amigo y otra mujer en una habitación de un hotel en París.

Lowe finalmente no enfrentó cargos criminales por tener sexo con una adolescente (Shutterstock)

 

En 1989, cuando los padres de la menor que aparecía en el video denunciaron a Lowe, el material terminó filtrándose y siendo distribuidas por todo el país. Se vendía un valor de 29,95 dólares por copia. La demanda civil se resolvió mediante un acuerdo fuera de los juzgados y el actor accedió a prestar 20 horas de servicios a la comunidad. Un año más tarde, en 1990, se internó en un centro de rehabilitación para combatir sus adicciones.

Este incidente hizo a Lowe reflexionar sobre el rumbo que estaba tomando su vida. Pero asegura que el momento en que decidió desintoxicarse fue cuando su madre lo llamó para decirle que lo necesitaba porque su abuelo estaba ingresado de gravedad en el hospital, pero él no fue capaz de atender el teléfono debido al estado en el que se encontraba.

La imagen del galán fue muy cuestionada y muchos colegas se alejaron de él. Lowe no recibió el apoyo de sus compañeros actores, como él esperaba. No obstante, resaltó quiénes sí estuvieron junto a él: Jodie Foster y el productor Don Simpson. También recibió -según contó a la revista GQ- un inesperado aliento por parte de Hugh Hefner, el creador de la revista Playboy: “Me dijo: ‘Tenías que hacerlo. La tecnología existía’”.

Como resultado del escándalo, la carrera en cine de Lowe se detuvo y el actor recién regresó a la pantalla chica diez años después, en 1999, con el drama “The West Wing”.

“Tengo mucha suerte, la verdad, logré superar mis problemas y continuar mi carrera. Hay que decir que mucha gente no fue tan afortunada y se quedó en el camino. Yo logré sobrevivir a ese período tan caótico y excesivo de mi vida”, confesó a The Telegraph.

A pesar de sus esfuerzos por llevar una vida tranquila como marido y padre, la polémica volvió a la vida de Lowe dos décadas después de su escándalo sexual, en 2008, cuando una niñera acusó a Lowe de acoso. Él aseguró que había sido víctima de un chantaje y la demandó. La batalla legal se resolvió un año después cuando ambas partes retiraron sus acusaciones.

“Fue lo mejor que me pasó en la vida”

Lowe y su esposa Sheryl Berkoff ()

 

El video de contenido sexual, que pudo haber puesto en jaque la carrera de Rob Lowe fue para el actor, contra todo pronóstico, “lo mejor” que le pasó “en la vida”.

En una entrevista con el programa The Jess Cagle Show, de la emisora SiriusXM, Lowe afirmó que no recuerda el escándalo como algo negativo y dice, en cambio, que fue una oportunidad para crecer y modificar conductas en el campo personal.

“Es lo mejor que me pasó. Dejé de consumir. Y esa fue la única razón por la que terminé casándome. Llevo casi tres décadas con mi mujer y tenemos dos hijos maravillosos así que no creo que nada de eso hubiera ocurrido si no hubiese pasado por esa situación”, afirmó el actor, de 56 años, que está casado con la maquilladora Sheryl Berkoff desde 1991.

“El problema fue que yo no gané nada de dinero como todo el mundo ahora. Fui demasiado estúpido”, se sinceró Lowe, en lo que parece una clara referencia a los videos XXX de Kim Kardashian o Paris Hilton, entre otras celebrities.

Aunque nunca dejó de trabajar, Lowe recuperó su estatus de estrella gracias a la televisión. De hecho, en las últimas décadas ha desarrollado buena parte de su trabajo en la pequeña pantalla en series como “Parks and Recreation”, “Californication” o “9-1-1: Lone Star”.