El documental sobre la faloplastia que deja boquiabiertos a los telespectadores británicos


Lee, Malcolm y Anik, los tres protagonistas del documental de Channel 4 ‘El hombre con un pene en su brazo’ – Channel 4

 

Malcolm MacDonald es un mecánico de 47 años que en el 2010 perdió su pene debido a una sepsis, una grave infección de la sangre. Residente en Norfolk, Inglaterra, y padre de dos hijos, es uno de los protagonistas del documental de ‘Channel 4’ ‘The Man With a Penis on his Arm’ (‘El hombre con un pene en su brazo’), que cuenta la historia de este hombre y de otros dos que se han sometido a operaciones para tener penes «de reemplazo», es decir, construidos con injertos de piel de otras partes del cuerpo. Los otros dos son Anik, que nació con el síndrome de insensibilidad parcial a los andrógenos que resultó en un pene subdesarrollado y prácticamente inútil; y Lee, que nació sin pene y pasados los 40 pudo por fin tener uno gracias a la faloplastia.

Por abc.es

En el caso de MacDonald, el caso más llamativo de los tres y que dejó boquiabiertos a los televidentes, un equipo de especialistas del NHS, el servicio británico de salud, construyó un nuevo miembro con piel y músculo de uno de sus brazos, al que le crearon una uretra e incluso le instalaron una especie de tubos que pueden hincharse con una bomba manual para poder tener erecciones. Sin embargo, debido a la falta de oxígeno en su sangre, en plena cirugía, con un coste de 50.000 libras esterlinas (casi 60.000 euros), se decidió que era más seguro implantarlo en un brazo, donde permaneció durante seis años.

Es él mismo quien narra en el documental su rocambolesca historia y todo lo que este tremendo episodio de su vida significó hasta que finalmente, en otra cirugía de nueve horas, el pene fue injertado en su sitio el año pasado. El programa, que se emitió por primera vez el martes, no ha dejado indiferente a un público que parece no cansarse de historias cada vez más sorprendentes, sobre todo si, como esta, son reales. Las redes sociales ardieron con lo parece que, al menos durante unos días, promete ser el nuevo fenómeno televisivo. «‘Channel 4′, te has superado a ti mismo, ¡incluso para mí esto es demasiado!», decía uno de los muchos usuarios de Twitter que comentaron en tiempo real lo que estaban viendo, y que algunos calificaron como un exceso, señalando el tono morboso de la narración y criticando que la identidad y la imagen de MacDonald fueran expuestas abiertamente.

Pero la prensa local también se hizo eco, y de forma más benevolente, con figuras reconocidas como Lucy Mangan, crítica de televisión del diario ‘The Guardian‘, otorgándole cuatro estrellas, de un máximo de cinco, al igual que Benji Wilson, de ‘The Telegraph’. Para Mangan, «hay muchas preguntas fascinantes planteadas por las tres historias sobre la masculinidad, sobre lo que se necesita para ser un hombre, lo que significa estar sin pene en un patriarcado y una cultura falocéntrica…», mientras que Wilson considera que es «un estudio inteligente y conmovedor de la masculinidad». «El título pretende captar nuestra atención, pero este documental de Channel 4 sobre hombres que se someten a una faloplastia, es serio y perspicaz», aseguró.