El «dardo» navideño que el príncipe Harry y Meghan Markle no pudieron esquivar


Foto archivo: Shutterstock

 

Desde que tomaron la histórica decisión de abandonar la casa real británica, los duques de Sussex viven permanentemente bajo el ojo del huracán. El mal llamado ‘Megxit’ –ya que según ha trascendido la decisión fue más de Harry que de Meghan- ha polarizado las opiniones dentro y fuera del Reino Unido. Indudablemente cuentan con numerosos apoyos en su nueva andadura, pero sin dejar de recibir críticas casi diarias por todos y cada uno de sus actos. El último ataque llega de forma inesperada y a cuenta de un tema que parecía de lo más inocente: uno de los detalles de su felicitación navideña.

Por Hola México

 

Hace unos días los duques de Sussex compartieron su primer “christmas” desde los Estados Unidos. Una felicitación que, si bien no era todo lo deseado ya que todos querían ver una foto de Archie, al que no se ve desde mayo de 2020, sí era original y sobre todo solidaria, ya que quisieron que fuera la organización benéfica Mayhew, encargada del bienestar animal y con la que Meghan trabaja, la que la difundiera, dándole así una visibilidad a su causa casi impagable en términos publicitarios.

La felicitación elegida fue una ilustración realizada a partir de una fotografía tomada por Doria Ragland, madre de la duquesa, en el jardín de la casa familiar que se compraron en Montecito, en el condado californiano de Santa Bárbara. En ella se puede ver a Meghan y Harry jugando con Archie junto a sus dos perros, Guy y Pula. Todos vestían ropa informal y no faltaban algunos detalles navideños. Es más, afinando el tiro y cubriéndose las espaldas ante posibles críticas, incluso aclararon que el árbol de Navidad que sale está vivo y será replantado una terminen las fiestas. ¿Por dónde vino el problema entonces? Algunos medios británicos han calculado que esa encantadora casita de juegos, hecha de madera con techo de paja y dos ventanitas, cuesta entre 5000 y 6000 euros, lo cual ha sido calificado de “derroche” o de “lujo”.

Por otro lado, y mientras arrecian las críticas, HELLO!, la edición británica de ¡HOLA!, ha reparado en un detalle: cuando los duques de Sussex compraron su nueva residencia familiar, esa casita de juegos ya estaba allí. La cabaña infantil se encontraba en el listado de lo que contenía la propiedad en el momento de la venta, igual que un espectacular parque infantil que llama la atención desde lejos, una zona en el jardín para tomar el té, la piscina, el cine, la rosaleda escalonada o el jardín de inspiración mediterránea.

Para leer más, ingresa aquí