el accidente que podría haber causado su afasia


Archivo

 

El 30 de marzo pasado la noticia del retiro de Bruce Willis de la actuación, a sus 67 años, generó una gran conmoción. En especial, por el motivo de la decisión y también por el posible origen de esta situación, un dato que recién ahora se reveló.

Por: Clarín

Tal como especifica el comunicado que difundió su familia en las redes sociales, el actor fue diagnosticado con afasia.

Este cuadro afecta la capacidad de comunicación y las capacidades cognitivas.

En dicha publicación la familia expresó: “Para los increíbles seguidores de Bruce, como familia, queríamos compartir que nuestro amado Bruce ha estado experimentando algunos problemas de salud y recientemente se le diagnosticó afasia”.

“Como resultado de esto y con mucha consideración, Bruce se está alejando de la carrera que ha significado tanto para él”.

“Este es un momento realmente desafiante para nuestra familia y estamos muy agradecidos por su continuo amor, compasión y apoyo. Nos estamos manejando con esta situación como una unidad familiar fuerte y queríamos hacer saber esto a sus fans, para tenerlos cerca, porque sabemos cuánto significa Bruce para ustedes, lo mismo que ustedes para él”. continúa el texto.

El probable origen del trastorno de Willis

Con la información decantada y transcurrida la conmoción inicial, comenzó a circular un posible desencadenante de esta situación.

De acuerdo a la información del sitio Quever, allegados a Willis atribuyen el diagnóstico a un accidente en un set de grabación que el actor sufrió en el año 2002.

El incidente ocurrió durante el rodaje de la película Lágrimas del sol -Tears of the Sun es su título original- y que lo llevó a demandar a Revolution Studios, una de las empresas implicadas en la producción de dicha ficción.

En esa instancia, tal como cuenta la nota de Quever, Willis fue impactado en la frente por un “proyectil”, mientras detonaba la pirotecnia empleada. Lo cual puede ser atribuido a una negligencia.

A partir de ese momento, comenzó a sufrir a menudo “dolores mentales, físicos y emocionales extremos”, tal como especificó.

“Los cambios se hicieron notorios hace unos cinco años”, dijo al diario The Sun un amigo, quien prefirió mantener su identidad en reserva.

La nota de Quever también menciona que comenzó a necesitar ayuda para memorizar algunos textos. Luego esto comenzó a hacerse más notorio.

“Sabíamos que algo andaba mal cognitivamente. Eso no era un secreto. Pero este diagnóstico específico y el hecho de que ya no iba a actuar más fue sorprendente”, reconoció el allegado.

Las causas de la afasia

La relación del diagnóstico de Willis con el hecho ocurrido hace veinte años no parece descabellada. Ya que, de acuerdo al sitio oficial de la clínica Mayo, la afasia suele presentarse después de una lesión en la cabeza. También puede aparecer a causa de un tumor cerebral de desarrollo lento, una enfermedad que causa daño progresivo y permanente -degenerativa- o de un accidente cardiovascular.

La gravedad depende de varios factores. Entre ellos, la causa y el alcance del daño cerebral.

Los tratamientos recomendados en estos casos incluyen la terapia del habla y del lenguaje.