¿De recuerdo? Isabel Pantoja se llevó las sábanas de su “suite VIP” en la cárcel de Alcalá tras ser liberada


La tonadillera Isabel Pantoja ha salido a las 13:15 horas de la prisión de Alcalá de Guadaira.

 

El paso de Isabel Pantoja por la cárcel de mujeres de Alcala de Guadaira (Sevilla) no estuvo exento de polémicas durante los dos años que permaneció recluida. La popular tonadillera no era una presa más en el centro penitenciario y gozó, además de privilegios inimaginables para la población reclusa, de la protección de la Dirección del centro. La relación extremadamente cordial de Pantoja con la directora del centro, Isabel Cabello, facilitó a la tonadillera su estancia en prisión hasta límites insospechados.

Por: La Razón

Una situación que se remonta a semanas antes del ingreso en esta prisión de Isabel Pantoja, en noviembre de 2014, cuando se reformó totalmente su “chabolo”, la celda en el argot penitenciario. El cuarto de baño que iba a compartir la cantante con su compañera de celda fue rehabilitado, se pintaron las paredes y se compró una cama nueva, con colchón y edredón de plumas incluido, para la artista.

El mismo día en que ingresaba en Alcalá de Guadaira, 21 de noviembre de 2014, la directora la trató como a una cliente VIP de un hotel cinco estrellas y no como es lo habitual con una delincuente. Tras enseñarle toda la cárcel, la acompañó a su “suite” y le dejó claro que tendría un trato preferente, como así fue. Los deseos de Isabel acabaron convirtiéndose en órdenes para el resto de reclusas e incluso, de los funcionarios.

La queja recurrente de los funcionarios, que presentaron denuncia ante Instituciones Penitenciarias, es que las órdenes que se aplican a las reclusas no parecen ir con la artista a la que se le permiten actos en contra del reglamento. Y aún más, su impunidad es tal que se permite “cuestionar a la autoridad” ante otras internas, lo que probaría que cuenta con el respaldo total de la directora del penal.

Así, no es de extrañar que, la reclusa vip y la directora de la prisión, llegaran a convertirse en grandes amigas, hasta el extremo de ver cómo la cantante le lanzaba besos en sus despedidas, cada vez que disfrutaba de un permiso. Pero aún fue más allá el día que abandonó definitivamente la prisión tras cumplir la condena cuando se cometió una grave infracción en el reglamento de prisiones.

Lea artículo completo AQUÍ